15 jun. 2017

La Llanura número 97

A lo largo de la mañana nuestra revista "La Llanura" estará a disposición de los interesados en los lugares habituales de recogida.
Se trata de la número 97, correspondiente al mes de junio de 2017, y llega con el siguiente sumario:

1. Editorial. El Procurador del Común recrimina al Ayuntamiento de Arévalo el trato agresivo al que somete al arbolado urbano.
2 y 3. Noticias culturales.
4 y 5. “Concierto sentido” de Julio López Alonso. Javier S. Sánchez
5. Los tambores de los bárbaros. Juan C. López
6. Un Centenario que no es un dromedario. Fabio López. 
7. Emilio Romero en el recuerdo. 1º aniversario de su nacimiento (III). Segundo Bragado. 
8. Verderón. Luis José Martín García Sancho. 
9. Los maestros. Emilio Oviedo Perrino. 
10. Nuestros poetas: Elena Clavo Martín, Nuria Calabrés Canales, María Calvo Martín, Manuel Machado.
11. Paco El Músico. Luis J. Martín. 
12. Clásicos Arevalenses. Julio Escobar. El Lego de la Villa.


Para su descarga en digital:

En PDF

En SCRIB

13 jun. 2017

Sobre los documentos sacados en 2013 del Archivo Municipal

Plaza del Real (Colección Alarde).
     ‘La Alhóndiga’ de Arévalo, Asociación de Cultura y Patrimonio ha presentado el pasado 6 de junio de 2017, en el Registro del Excmo. Ayuntamiento de Arévalo, escrito dirigido al Alcalde de la localidad solicitándole que los documentos que fueron sacados del archivo municipal en noviembre del año 2013 y llevados a unos locales propiedad del propio Ayuntamiento, sean devueltos a su lugar de origen.
     Estos documentos datan al menos de entre los años 1890 y 1970, por tanto y en consideración a lo que dice la vigente Ley 6/1991, de 19 abril 1991 que regula los Archivos y el Patrimonio Documental, en su Artículo 4º: ‘1. Forman parte integrante del Patrimonio Documental de Castilla y León los documentos de cualquier época producidos o reunidos en el ejercicio de sus funciones por: Las entidades locales del territorio de la Comunidad Autónoma y los organismos de ellas dependientes.
     De igual forma, este mismo artículo en su apartado 3 dice que ‘serán considerados históricos los documentos enumerados en este artículo cuya antigüedad sea superior a cuarenta años’.
En cuanto al artículo 9 dice que ‘las Diputaciones y los Ayuntamientos colaborarán dentro de su ámbito territorial con la Administración autonómica en la defensa y conservación del Patrimonio Documental de Castilla y León, adoptando, en el marco de lo previsto en esta Ley y en las normas que la desarrollen, cuantas medidas sean necesarias para evitar su deterioro, pérdida o destrucción y notificación a la Consejería de Cultura y Bienestar Social aquellas circunstancias que puedan implicar o provoquen de hecho daños a tales bienes’.
     Y el artículo 10, en su párrafo 1, establece quelos documentos integrantes del Patrimonio Documental que sean de titularidad pública se conservarán debidamente organizados y a disposición de la Administración y de los ciudadanos en las oficinas  que los hayan originado o reunido, hasta ser transferidos al archivo que corresponda’.
Bajo estas premisas queda muy claro que los documentos que se sacaron del Archivo Municipal con la intención de ser destruidos, forman parte del Patrimonio Documental de Castilla y León y que son documentos históricos de Arévalo, dado que se han generado en la Institución Local y tienen más de 40 años.
Archivo Provincial de Ávila.
El Ayuntamiento de Arévalo está, por tanto, obligado a su conservación y custodia así como a tomar cuantas medidas sean precisas para evitar su deterioro, pérdida o destrucción. Para ello esos documentos deben conservarse, debidamente organizados, en las oficinas que los han originado, es decir, en las oficinas del propio Ayuntamiento, de donde fueron sacados entre los días 25 y 28 de octubre de 2013, contraviniendo lo establecido en la legislación vigente, para ser destruidos, y que gracias a la intervención de la Policía Municipal, al ver lo que se estaba haciendo, evitó que todos ellos fueran destruidos.
La Asociación Cultural ´La Alhóndiga’  propone por tanto que estos documentos que, salvo que hayan sido cambiados de lugar seguirán permaneciendo en los locales de propiedad municipal situados en la calle Mariano Gil de esta ciudad, sean reintegrados al lugar en que estaban, en el que se generaron y de donde no deberían haber salido.
En caso contrario se propone que dichos documentos sean entregados al Archivo Histórico Provincial de Ávila, siguiendo el protocolo y exigencias establecidas en la legislación vigente, a fin de que dicha institución se encargue de catalogar y conservar esta documentación que desde nuestra Asociación y a todos los efectos entendemos como parte integrante del Patrimonio Documental de Arévalo y de Castilla y León.

12 jun. 2017

Conferencia: ‘EL PATRIMONIO NATURAL DE ARÉVALO’

El pasado viernes en la casa del Concejo de Arévalo y dentro de las II Jornadas de Naturaleza y Medio Ambiente que, con el lema de “tierra y vida” se están celebrando en Arévalo a lo largo del presente año, tuvo lugar la conferencia sobre el patrimonio natural del término municipal de Arévalo.

- La primera parte fue impartida por Luis José Martín García-Sancho, encargado del área de naturaleza de la asociación La Alhóndiga, y trató sobre los diferentes espacios naturales que se pueden encontrar en el municipio de Arévalo. Los ríos Adaja y Arevalillo, el arroyo de la Mora, los bosques de ribera, los pinares que se extienden tanto al norte como al sur de la ciudad y las tierras de cultivo, antaño representativas del biotopo conocido como estepa cerealista.
Habló de sus valores naturales, de las diferentes figuras de protección, de la desprotección de algunos espacios y, también de las amenazas a las que se enfrentan. En este sentido comentó que el espacio conocido como corredor del Adaja se encuentra protegido tanto al sur como al norte de la comarca con, respecto a la fauna con la figura de Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y, respecto a los hábitats, como Zona de Especial Conservación (ZEC).
Más de cuarenta kilómetros de rio, ribera, y pinares están desprotegidos cuando en realidad se trata de la misma unidad paisajística, biológica e hidrogeológica que las zonas que si lo están, Al norte mediante la ZEC riberas del Adaja y afluentes y al sur por la ZEPA encinares del Adaja y Voltoya.
También comentó la pérdida de hábitat que ha supuesto para las aves esteparias la transformación en regadío de la zona comprendida entre Arévalo y Aldeaseca, en el paraje denominado fuente de los lobos donde había una interesante población reproductora de avutarda, sisón o alcaraván que ha desaparecido con el regadío de las Cogotas.
Luego hizo un pequeño resumen mediante imágenes de paisajes y fauna del término de Arévalo.

- La segunda parte la impartió Víctor Coello Cámara y trató sobre los diferentes espacios naturales del casco urbano de Arévalo o próximos a este. Habló de los parques Gómez Pamo y Vellando de sus valores destacados de su estilo y vegetación de su estado en el pasado y en la actualidad con las múltiples agresiones que ha sufrido y siguen sufriendo empezando por el asfaltado el parque Gómez Pamo o la destrucción de una parte del parque Vellando al construirse la plaza de toros.

Habló de otros parques como el del Calderón y San Julián, espacios públicos desconocidos por el grueso de la población e infrautilizados. Repasó los paseos fluviales que se han hecho y los que se tienen pensado hacer tanto en el Adaja como en el Arevalillo y la necesidad de su conservación y mantenimiento.
También dio a conocer la posibilidad de convertir casi todo el río Arevalillo con sus laderas y vías pecuarias en un auténtico espacio público de gran extensión al que denominó parque fluvial del río Arevalillo. Y detalló otros espacios naturales importantes que no deben perderse ni deteriorarse como las cañadas leonesa occidental y burgalesa, los pinares de la zona de Amaya o el convenio forestal municipal de la Loma, que transcurre por la parte alta y media de las cuestas del Adaja, que está en vigor desde los años 60 sin que se haya hecho desde entonces ningún trabajo de mejora o conservación.

Después como de costumbre se abrió un interesante coloquio.

8 jun. 2017

Conferencia: Patrimonio Natural en Arévalo

El próximo viernes 9/06/2017, a las 20:30 horas, en la Casa del Concejo de Arévalo, tendrá lugar la charla “Patrimonio natural de Arévalo”.

Víctor Coello Cámara y Luis José Martín García-Sancho, se encargarán de cerrar este ciclo de conferencias que con el lema Tierra y Vida se están desarrollando en Arévalo dentro de las II Jornadas de Naturaleza y Medio Ambiente organizadas conjuntamente por “La Alhóndiga” de Arévalo y “Galérida Ornitólogos”.
En esta ocasión hablarán de los espacios naturales más representativos presentes en el término municipal de Arévalo a nivel fluvial, forestal, agrario, rural o urbano. Repasarán sus valores más destacados, su estado actual, su grado de protección o conservación y su biodiversidad. 
En la actualidad, la percepción que la sociedad tiene de los términos biodiversidad, sostenibilidad ambiental, recursos naturales, por poner algún ejemplo, implica una respuesta equilibrada por parte de las administraciones competentes en el Medio Ambiente.
Veremos el corredor del Adaja, con el interfluvio Adaja-Arevalillo como un espacio único y representativo del cuaternario. El área agrícola de Tierra de Campiñas con su comunidad de aves esteparias y lo que supone para ellas el cambio de uso del suelo y la intensificación del regadío como pérdida de hábitat y desaparición de algunas especies.
Estudiaremos el entorno fluvial del Arevalillo y del Adaja como un cinturón verde para la ciudad y que puede ser convertido en uno de los primeros parques fluviales de Ávila.
También se hablará del estado de los parques urbanos tales como Vellando o Gómez Pamo, sus valores sociales y naturales para la comunidad y el discutido y discutible tratamiento que reciben por parte del Ayuntamiento.
También se tratará el espacio público que representan las diferentes vías pecuarias que atraviesan el municipio de Arévalo, su estado de conservación y algunas propuestas de cara a su conservación y la utilización por parte de todos los ciudadanos pues son bienes inembargables que jamás pueden pasar a ser propiedad privada.

5 jun. 2017

De Arévalo y el Medio Ambiente

Como si de una broma de "El Mundo Today" se tratara, nos despachaban este pasado domingo con la noticia de que "Nuevas Generaciones presenta en Arévalo su Decálogo de compromiso con el Medio Ambiente".
Adorna la noticia una fotografía en la que un grupo de jóvenes, acompañados por algunos cargos políticos, posan con camisetas blancas al lado de un cartel igualmente blanco con algunos toques de verde en el que resalta un árbol. El lugar, la plaza del Villa de Arévalo. Detrás de los que posan destaca el ábside de la iglesia de Santa María, parte de los soportales de la plaza y un fragmento de la fachada de la Casa de los Sexmos.
Sonrientes y ufanos se muestran nuestro alcalde, Vidal Galicia, y el concejal de Medio Ambiente (sic), Agustín Carpizo. Ambos posan con la naturalidad que les confiere el ser "adalides" de la defensa y protección del Medio Ambiente de Arévalo. Cabe recordar sus actuaciones en las podas salvajes y desmedidas del arbolado urbano o las talas injustificadas de, seguramente, más de 150 árboles, muchos de ellos de características excepcionales bien por su edad, porte, localización y otras singulares cualidades que para nada les sirvieron a la hora de salvarse de la determinación que ambos tienen cuando se trata de talar árboles. No en vano, al responsable de la citada concejalía, muchos arevalenses añaden a su nombre de pila, medio en broma, medio en serio, la denominación de una herramienta que suele definirse como una máquina formada por un conjunto de dientes de sierra unidos a una cadena accionada por un motor que la hace girar a alta velocidad y que sirve para cortar troncos, ramas y árboles, en general.
Tampoco podemos olvidarnos de los múltiples casos de vertidos de aguas fecales en los ríos Adaja y Arevalillo acaecidos en los meses anteriores, ni del estado de las cuestas de Foronda o de la zona de la Pesquera, o del entorno del puente del Cementerio... En fin.
Sí nos queda hacer notar que el único árbol que aparece en la imagen es de cartón. Es muy lógico esto último si consideramos que el único árbol vivo en la plaza de la Villa y que no aparece en la fotografía de grupo se encuentra en un estado que demuestra de forma clara y meridiana la "enorme preocupación" que alcalde y concejal de área tienen por el Medio Ambiente.

4 jun. 2017

Conferencia sobre “Las minas en la Sierra de Avila”

El viernes, 2 de junio de 2017, tuvo lugar una interesante charla sobre los proyectos mineros que se ciernen sobre Ávila. Fue impartida por Sara de la Paz Cembellín, licenciada en Ciencias Ambientales, y Noelia Cabello Leblic, bióloga y ganadera en una de las zonas afectadas, ambas pertenecientes a la Plataforma Ciudadana “No a la Mina en la Sierra de Ávila”.

La charla coloquio estaba incluida dentro de la programación de conferencias de las II Jornadas Medioambientales de Arévalo que vienen celebrándose entre los meses de mayo y junio en la Casa del Concejo de esta localidad.
Explicaron detalladamente en qué consisten los proyectos mineros que se quieren realizar en varios puntos de la geografía abulense empezando por la legislación en vigor que da prioridad a las explotaciones mineras por encima de propiedades privadas o municipales, de tal modo que si se llegan a realizar se produciría la expropiación forzosa de terrenos agrícolas o ganaderos en explotación, sin tener en cuenta con la voluntad de los propietarios ni las inversiones  realizadas en sus explotaciones agropecuarias.

Después de la charla se abrió un interesante coloquio en el que participaron miembros de las otras dos plataformas contra la mina y donde se criticó la falta de implicación de políticos locales en ente tipo de movilizaciones ciudadanas.  Al tiempo se planteó pedir al presidente de la Diputación, al jefe del servicio Territorial de Minas, o a cualquier alcalde de la zona a que explique por qué en pleno siglo XXI y con un estado democrático consolidado, sigue habiendo leyes que protegen los intereses económicos o especulativos de unos pocos en contra del modo de vida de toda una comarca, de los intereses comunes de sus pobladores, personas trabajadoras y sabias que ha sabido mantener de generación en generación un paisaje serrano valioso y con multitud de recursos naturales, culturales y turísticos que bien gestionados beneficiarían, sin duda, a la colectividad.

3 jun. 2017

Del officio del veedor

V

 EEDOR fue enla casa del principe don Johan, mi señor, Aluaro de Mercado, natural dela villa de Medina del Campo, ombre de onrra e hijo dalgo e de bastante diligençia e cuydado para semejante offiçio : el qual es andar sobre los despenseros menores e compradores, e ver los preçios (i) delo que se compra para la despenssa, e tener mucho aviso en que ande verdad enlos gastos hordinarios, e quela cuenta se le tome al que gasta cada dia, por que no haya fraude enella, e quelo que fuere para la mesa del prinçipe sea muy bueno e lo haga buscar e traer con diligençia e mucha limpieza; e ha de yr amenudo a la despenssa e rrequerir la cozina para que se dé rrecabdo enella ; e ha de yr a la plaça e sentir los presçios de todo lo que se compra para el plato rreal e rraçiones, para escusar fraudes. Tanbien ha de yr algunas vezes a la caza, por que enella se haze plato (de parte del prinçipe) a los offiçiales de toda la casa rreal e a los caçadores o monteros e a caualleros e personas particulares, que comen conel camarero o conel cauallerizo mayor o conel caçador mayor, e también se enbian dela despenssa, a ordenación del mayordomo , muchas cosas, enlos lugares donde el prinçipe va a comer, a señores e a caualleros e a otros. Ha de proueer el veedor, con acuerdo del mayordomo, que el aguador dela casa del prinçipe e vn par de azemilas de camino vayan çerca de su alteza, para que lleuen pan e vino e agua e fructa e rauanos e otros rrefrescos, quales los ouiere en aquel tiempo, para socorrer a los moços de espuelas e gente de pie delos cortesanos e a todos los que quisieren, enel camino o campo por donde va la persona rreal, por que no perezcan de sed. Esto fue mandado e proueydo por la catholica rreiyna doña Ysabel, desde que enel año de 1494 años, yendo los Reyes Catholicos y el Principe e sus quatro hermanas, las Ynfantes, desde Medina del Campo a Areualo, a ver a la rreyna vieja doña Ysabel, madre déla Reyna Catholica, muger que fue segunda del rrey don Johan, segundo de tal nombre en Castilla, se ahogaron de sed, por la gran calor e poluo e falta de agua, vn negro de Gueuara, mayordomo dela Reyna, e dos moços despuelas de caualleros que allí yuan (lo qual yo vi) ; e de ay adelante, asy de camino como enla caça, se acostumbró de yr a lo menos, tras el Principe, vna azemila en que yua lo que es dicho para la gente de pie (y avn para los de cauallo quelo quisiesen) en espeçial enla caça (i) e siendo verano.

Libro de la Cámara Real del Prínçipe don Juan
e offiçios de su casa e servicio ordinario,
compuesto por Gonçalo Fernández de Ouiedo

27 may. 2017

Conferencia: Territorio, Población y Patrimonio Cultural


El pasado viernes, en la casa del Concejo de Arévalo y dentro de las II Jornadas de Medio Ambiente, tuvo lugar la conferencia que con el título de “Territorio, Población y Patrimonio Cultural”, impartió Juan Carlos López Pascual, presidente de “La Alhóndiga”, Asociación de Cultura y Patrimonio.

En su interesante charla hizo un repaso de los distintos territorios de la comarca: Moraña Sur, Moraña Norte, Moraña Sierra y Tierra de Arévalo, haciendo especial hincapié en la tendencia poblacional decreciente de la inmensa mayoría de los pueblos. Desde la década de los años 60 para acá se ha producido un importante descenso en el número de habitantes que no ha sido absorbido por Arévalo, único municipio que tiene una clara tendencia ascendente.

Así municipios como Fontiveros han visto mermar su población a la mitad o Madrigal en más de dos mil habitantes. Especialmente llamativo es el caso de Martín Muñoz de las Posadas que ha pasado de 1.700 habitantes en los años 60 a los 375 con que cuenta en la actualidad. Otros pueblos como Tiñosillos o Martín Muñoz de la Dehesa tienen un comportamiento anómalo ya que han mantenido la población o, incluso la han aumentado en las últimas décadas.

Esta pérdida de habitantes se traduce en una menor densidad de población y la despoblación y envejecimiento generalizado que sufren la mayor parte de los municipios de la comarca. Puso varios ejemplos de cómo el abandono va acabando con la vida de los pueblos según van pasando los años: Villar de Matacabras es el último pueblo despoblado de la comarca y es fácil de adivinar cuál será su futuro si lo comparamos con las ruinas de Honquilana, abandonado en los años 80, u otros despoblados como Astudillo, Yecla, Piteos o Bodoncillo, según los años transcurridos: un torreón, una pared o tan solo trozos de tejas o de ladrillos difuminados por el territorio.
Lo más preocupante de esta despoblación es que bastantes pueblos con menos de 100 habitantes correrán la misma suerte que los ya nombrados. Blasconuño o Donvidas pueden ser los siguientes como no se haga algo de forma urgente para asentar población y atraer habitantes jóvenes y con niños. Con lo que supone de pérdida de tradiciones y patrimonio cultural y artístico.
Después de la conferencia se abrió un interesante coloquio en el que se apuntaron algunas medidas que deberían adoptarse tales como fijar la población a través del asegurar el cultivo de la zona, industrias de transformación de los productos primarios que aquí se generan o alimenticias. Poner en su justa medida el patrimonio cultural, especialmente el arte mudéjar, del que se llegó a decir que debe ser merecedor de declararse Patrimonio de la Humanidad. También la educación empezando por los niños para que sepan valorar y apreciar su territorio. O la necesidad urgente de fijar población joven en edad de tener hijos y que los puedan educar en sus pueblos, asegurando servicios básicos como empleo, sanidad o educación.

(Texto y fotografías: Luis J. Martín)

¿A qué nos suena esto?

http://www.lanuevacronica.com/
De que la ciudad de León tiene un patrimonio artístico e histórico importante, apenas se puede dudar. De que su conservación no está a la altura de la conciencia histórica, tampoco. En otras ocasiones ya hemos puesto de manifiesto que el principal agente de destrucción y deterioro del patrimonio histórico de la ciudad de León ha sido la Corporación municipal. Esta acción destructiva continúa. Hay algunos factores que la propician. En primer lugar, la carencia de una política conservacionista por parte del Ayuntamiento a la altura de las circunstancias, aunque haya concejala de patrimonio que hasta ahora no ha servido de mucho. En segundo lugar, la idea que tienen las corporaciones locales del patrimonio como recurso turístico, que se puede resumir en la consideración del patrimonio como pastiche, como mezcla de lo auténtico con, diríamos, lo moderno.
La Plaza del Grano. La desaparición de un signo de identidad de León. 
(Cesáreo Villoria, Presidente de la Asociación para la Defensa del Patrimonio de la Ciudad de León Decumano y Vicepresidente de la Federación para la Defensa del Patrimonio de Castilla y León.)

24 may. 2017

DE MADRID AL INFIERNO

   Este era el título de un mítico disco de Obús, banda de rock que solía escuchar en mi mocedad. Y tal cual, fue mi recorrido. El sábado estaba en Madrid, la capital de este reino de hadas, y el domingo en los Infiernos a primera hora de la mañana.
   Durante el trayecto nos resultó inevitable hacer ejercicios con la memoria para calcular el tiempo que hacía de nuestra anterior visita. En aquella ocasión fue Carlos Tomás, del que yo un día dije que era un diablillo que parecía un guarda forestal, el que nos hizo de cicerone. Ocho o nueve años decíamos tras consultar con nuestra memoria, no nos poníamos de acuerdo entre los dos o tres que lo hablábamos. Consultadas las fuentes, resulta que fue un mes de marzo del año del señor de 2011. No os fieis de nuestra memoria, nos falla; y tampoco de lo que os contemos, no siempre es verdad.
   No tenía ninguna duda de lo que en aquella ocasión sentí. De las conversaciones que mantuvimos algún amigo y yo sobre colores, formas y luces. De pintura y pintores. Hoy ya desparecido mi buen amigo, me queda aquella lección magistral y su recuerdo nada más. Así es el tiempo.
   Recuerdo una niña, tal vez Violeta, seguro una ninfa, hoy seguro una mujer. Recuerdo duendes y lobos, leyendas e impresiones. La luz clara de aquel, ahora lejano, día. No muy caluroso pero sí muy luminoso y de cerúleo cielo. Hoy en cambio cielos grises, color panza burro decían cuando había burros, nubes grises, fuerte viento, pero ambiente cálido. Agradable compañía como siempre y de nuevo las caprichosas formas que la roca ha tomado tras las continuas acciones del agua, del hielo, del viento y del tiempo. También algo de la acción del hombre, cuando recogía esas tierras de colores para enjalbegar casas y pajares, con las que poner algo de color en aquellas vidas tan duras y en la mayoría de los casos tan grises y tristes. No en vano no dejaban de repetirles que habían venido a un valle de lágrimas.    Así es el tiempo.
 Formas caprichosas para el ojo humano, y a la vez, instigadoras de la imaginación de las personas que aún la conservan, qué cerca el pecado de ellas, de la imaginación me refiero. Miras y crees ver lo que no hay pero quieres ver. O ves lo que nadie más ve. En cualquier caso,  mal vas compañero. Un lugar mágico de algún modo. Entras en el laberinto de rocas y empiezas a sentir algo. Paz y sosiego y al mismo tiempo fuerzas de no sabes dónde, que sin embargo sientes. ¿Será esto lo que se sienta en los Infiernos con los que nos amenazan en las Escrituras? Fuerzas que te entran bien dentro y animan y consuelan a un tiempo. Sientes la pequeñez de tu propia existencia, que crees cierta, y la de los antepasados de tu especie que pudieron haber estado allí en algún momento, en algún otro tiempo. Esto lo sientes de forma incierta. No lo puedes asegurar. Tocas la roca y sientes en ella el paso del tiempo. No sabes medirlo de otra manera que con el movimiento del sol y de la propia tierra. Notas el paso del tiempo en la arenisca que al posar tu mano sobre la roca se deshace y cae al suelo. El viento y el agua la trasladarán con el tiempo muy lejos de allí. Así es la distancia.
   El aroma del tomillo impregna el ambiente y se hace más intenso conforme se mueven tus acompañantes. Al rozar sus pies las pequeñas plantas, sus efluvios se extienden por todo el lugar. Nada de azufre como siempre nos han dicho. En estos Infiernos el aroma es divino y natural. La encina sujeta el terreno. Se aferra con sus raíces a la fértil tierra, y así resisten entre la dura roca, la tierra y la encina. Formas sugerentes las que adoptan en su lucha por sobrevivir. Incluso las que han perdido esta natural lucha contra las adversas circunstancias y han muerto, conservan una extraña y atractiva belleza. Extraña porque no se parece a ninguna otra cosa conocida. Extraña, porque después de vivas, ahora muertas, conservan una particular belleza. Todo ello, claro está, según mi particular visión. Que allí, en los Infiernos, cada persona lo ve todo de manera muy diferente. Donde uno ve un camello con joroba y con la cabeza ladeada o la espalda de un dragón, o una vieja con el huso, hilando sin descanso; otros ven otras cosas. Incluso los hay que no ven nada de nada, que de todo hay en la viña del señor. Humán, ser humano, hombre o mujer. Así es el humán.
   Vimos un milano negro. Sentimos cantar en la espesura de las encinas a pinzones, pardillos y tórtolas. Pero no pudimos admirar en esta ocasión el majestuoso vuelo de las rapaces. Ese planear aprovechando las corrientes de aire, vigilando su territorio. El viento tal vez les mantenga alejadas. Allí abajo, en el curso del arroyo que va recogiendo el agua de las cárcavas labradas en las rocas nos sirve de refugio. Rosales, encinas, tomillo, centauras. Sería bonito visitar los Infiernos cuando el agua corra. Su sonido debe ser como una sinfonía natural. Y cuando salimos del laberíntico recorrido del arroyo frente a nosotros la inmensa llanura. Manchas de pinares y el recorrido de arroyos y ríos delatado y definido por las alamedas. Barbechos jaspeados en las leves ondulaciones del terreno, pequeños oteros y luego todo llano. En el horizonte, hacia nuestra derecha las montañas, pintadas de diferentes tonos de azul festonean la llanura. A nuestra espalda la sierra de Ávila. A la izquierda, los recorridos verdes del Trabancos, del Zapardiel, de arroyos y regatos. Si te fijas bien, se ve la cuesta de la Bodega, de Aldeaseca, y la Harinera Villafranquina, de frente y muy lejos. Si vas un día de mucha luz lo ves todo más cerca y más nítido. Así es la distancia.
   Es un lugar que os recomiendo. Tal vez no sea un lugar recomendable para toda la eternidad, pero una visita de vez en cuando es una excelente terapia para el ánimo. No tengáis miedo de su nombre, no hay crujir o rechinar de dientes, hay más bien recrujir de almidón como decía el bolero. Sentir el paso del tiempo en la roca en plena Naturaleza, lejos de la humana presencia, nos hace, paradójicamente, regresar a casa más humanos. Así es el tiempo, así es el humán, así es la distancia.


Fabio López

18 may. 2017

Excursión a los Infiernos


El próximo domingo 21/05/2017 iremos a los Infiernos, e invitamos a ir a todo aquel que quiera acompañarnos.

Se conoce como los Infiernos, una serie de pequeños cañones excavados en la roca y arena por la acción de arroyuelos que recogen el agua de las lluvias para encauzarla hacia el tramo alto del río Arevalillo, denominado a esta altura río Rihondo.

Están situados en el tercio norte de la provincia abulense, en la vertiente septentrional de la sierra de Ávila, en la zona de contacto con la comarca de La Moraña. Se localizan al este del cerro el Pendón de 1108 metros, dentro de un tupido monte de encinas, en la localidad de Horcajuelo, perteneciente al pequeño municipio de Bravos.

La principal particularidad de estas formaciones geológicas es su colorido que, unido a las formas caprichosas que adquieren sus rocas erosionadas, le dan un aspecto de rara y original belleza. Los colores de esta paleta natural van del blanco al ocre, pasando por el amarillo y el rojo tenue o tinto.
Hasta hace poco, los pueblos de las inmediaciones, como Gallegos de Altamiros, Horcajuelo o Grandes, utilizaban estas rocas y arenas de colores para molerlas y, mezclándolas con agua, utilizarlas para jarrear las paredes de sus casas con estos variados colores.
Pero sus valores biológicos también son notables. Este paraje está incluido en la Zona de Especial Conservación (ZEC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) “Encinares de la Sierra de Ávila” (ES4110112), por contar con nueve hábitats protegidos y doce especies incluidas en el anexo I de la Directiva de aves, máxima categoría de protección: milano real, milano negro, águila calzada, águila imperial ibérica, águila real, alcaraván, chotacabras gris, calandria, cogujada montesina, totovía y bisbita campestre.
Con el nuevo siglo, el lobo, uno de los mamíferos protegidos más bellos y controvertidos por ser admirado y odiado por mucha gente, ha vuelto a recolonizar esta zona de la que había sido extinguido por la mano del hombre a mediados del siglo pasado. Algunos llegan a afirmar que el lobo ha vuelto a los infiernos, de donde nunca debió salir. Pero esto ya lo dejo en manos de la mitología, de marcada lógica difusa.
El recorrido se realizará a pie, partiendo de la localidad de Horcajuelo y será de unos seis kilómetros, tres de ida y tres de vuelta. La dificultad es moderada.

Para ello quedamos:
- Domingo 21 de mayo de 2017.
- Lugar de salida desde Arévalo: Plaza del Arrabal
- Hora: 8:30 de la mañana
- Lugar de salida desde San Pedro del Arroyo: Cruce a Santo Tomé de Zabarcos (9:15 am)

El desplazamiento hasta Horcajuelo se hará en los coches particulares de los participantes.
Se recuerda que la asistencia es libre y voluntaria.
Esta actividad se engloba en las II Jornadas de Naturaleza y Medio Ambiente de Arévalo, organizadas por la Asociación de Cultura y Patrimonio "La Alhóndiga" de Arévalo, y el Grupo de Estudios Ambientales "Galérida Ornitólogos".

15 may. 2017

La Llanura número 96

Ya está en la calle La Llanura número 96. Este mes se publica con el siguiente sumario:


  • 1: Editorial. “Este no es el camino”. Fotografía Luis J. Martín
  • 2 y 3: Noticias culturales.
  • 4: Manifiesto de la Federación de Asociaciones por el Patrimonio de Castilla y León..
  • 5: Las Rogativas. Carmelo Izquierdo.
  • 6: Premoniciones: De Luis Berlanga a Emilio  Romero, pasando por Antonio Machado. José María Manzano Callejo. 
  • 7: Emilio Romero en el recuerdo. 1º aniversario de su nacimiento (II). Segundo Bragado. 
  • 8: Retortas de Bedor. Emilio Oviedo Perrino. 
  • 9: Entre dos fotografías. José Félix Sobrino. 
  • 10: Nuestros poetas: En memoria de Elías González Moreno.
  • 11: Nuestro pequeño GRAN grano de arena. Tomás, María José, Jesús, Javier. En colaboración con el Departamento de Terapia Ocupacional de C.A.S.T.A Arévalo.
  • 12: Clásicos Arevalenses.
En breve se le enviará a todos nuestro suscriptores y podrá descargarse de nuestros enlaces en
PDF 

14 may. 2017

Conferencia: Agricultura y Medio Ambiente

El 12 de mayo de 2017 a las 20:30 en la casa del Concejo de Arévalo,  Julio López Alonso impartió una interesante conferencia sobre Agricultura y Medio Ambiente...