29/9/2014

Tertulia literaria

Dedicada en esta ocasión a Luis López Prieto, que fue director de las Escuelas Graduadas en Arévalo, celebraremos el próximo jueves, 2 de octubre, a las 21,00 horas una nueva tertulia literaria en la Sala "Adaja" de la Posada Real "Los cinco Linajes" de Arévalo.
Te esperamos.


24/9/2014

A Segundo Bragado

El Salón “Adaja” de la Posada “Los cinco Linajes” es acogedor, permite la cercanía y, con el tiempo, como los buenos vinos, va tomando la solera de los versos, relatos, anécdotas y leyendas que sus paredes recogen.
Anochece Arévalo cuando madruga la poesía de Segundo, esa poesía “niña” que se ofrece en “Gotas de lluvia” como un llanto fresco que despierta al primer poeta que fue y que nunca dejó de ser. Uno tras otro dejamos que fluya su verso limpio de nuestras entrañas, con verdadero cariño y complicidad.

“Así, poquito a poco,
al igual que el antiguo labriego
empuñaba la mancera de su arado,
y con la vista puesta en el horizonte
trazaba la besana,
así quiero yo trazar sobre tu tierra
mis primeros versos”

Poesía natural, de naturaleza, que se encumbra sobre el llano mostrando la horizontal del trigo y la vertical del místico que ha bebido la esencia de la propia tierra para convertirse en el “poeta mesetario”. En sus noches de infancia bebió en las fértiles fuentes de la poesía tan humilde como profunda: Machado, Bécquer, Juan Ramón, Tagore… Y, ¡cómo no!, Don Nicasio.
Y va a ser, precisamente en el Arroyo de la Mora, junto al Adaja, donde surjan aquellas primeras palabras necesarias del poeta adolescente, ávido de narrar, de emerger sobre sí mismo, de otorgar vuelo a su presencia. No para hacer libres sus versos, sino “para hacerlos presos”, como dice, del lector que los prende en su alma hasta que, otra vez, retomen su viaje. 
Nos recuerda Segundo “la importancia, la fuerza de la palabra”, ese verbo que tomó de sus maestros y que le acompaña en sus paseos en soledad. Y cuando vuelve a la escuela advierte el olor a tiza y a libro viejo, a tinta derramada con tal precisión que ha dejado en los cuadernos el recuerdo de su niñez, la ternura y la devoción por la palabra que hoy le sigue donde quiera que vaya. Y vienen a su memoria Manuel Sotillo y Luis López Prieto, quienes forjaron el armazón del futuro poeta.

“Con cariño palpé sus cuatro paredes,
con nostalgia, aspiré el ambiente
a tinta, libros y cuadernos de antaño”

Si “Gotas de lluvia” es la sencillez, la inocencia, “Con los pies en la tierra” se desvela como poesía firme, de madurez. Y el poeta se encuentra con el mar, que no es sino una prolongación de esta interminable meseta donde navegan numerosas aldeas con la vela desplegada de sus iglesias y la mirada hacia oriente en busca de nuevas tierras que pisar. 
El autor deja de ser poeta para ser cronista, sin escapar al romanticismo eterno. Siempre auténtico, preciso, sincero; al punto de que, al igual que ocurre con Hernández Luquero o Julio Escobar, es necesario para entender Arévalo, su paisaje y su paisanaje. Desde niño ha soñado y “sigo soñando por no despertar”. Jamás ha renunciado a su libertad, más cuando tan necesaria es la crítica social. Sabe que la verdad está en lo cotidiano, en el incesante diálogo con la naturaleza de sol a sol hasta que el alcaraván le cita con su eterna salmodia: “a dormir, a dormir…

Javier S. Sánchez.

22/9/2014

En la casa-torre de los Loyola en Azpeitia

En uno de los pilares que sostienen la estructura de la casa-torre de los Loyola en la villa Guipuzcoana de Azpeitia nos encontramos con dos escudos. El de arriba es una simpática reproducción del escudo de Arévalo y luce la siguiente inscripción: "Villa de Arévalo".
El escudo de abajo presenta la siguiente leyenda: "Escudo de las casas principales de don Juan Velázquez de Cuéllar y Doña María de Velasco, en la calle Ruy Hernández de Valladolid."

21/9/2014

Tertulia Literaria


El pasado día 19 se celebró la tertulia literaria correspondiente al mes de septiembre que, en esta ocasión, tuvo como argumento la obra del poeta arevalense Segundo Bragado.
Organizada por la Asociación cultural “La Alhóndiga de Arévalo” tuvo lugar este pasado viernes, 19 de septiembre, la habitual tertulia literaria que, con periodicidad mensual, se viene realizando en la sala “Adaja” de la Posada Real “Los cinco Linajes” de Arévalo.
En este caso los asistentes pudieron compartir con el autor su obra poética y literaria.  Se leyeron poemas y artículos suyos al tiempo que, Segundo, explicaba el significado íntimo de algunos de ellos y las vivencias que le habían llevado a escribir esos versos. La llanura castellana, los ríos, los árboles, los pájaros, la naturaleza, en fin y la mar, esa mar que conoció cumplidos los 45 años, son base argumental de gran parte de la obra de este poeta sencillo, amable y de profundo sentimiento.
Segundo Bragado Jiménez. Nace en Arévalo (Ávila) el día 10 de julio de 1937.
Estudia hasta la edad de los 14 años en las Escuelas Primarias para posteriormente iniciarse como pintor industrial, profesión que desempeñó a lo largo de toda su vida, hasta su jubilación
Segundo Bragado en el centro. Fotografía de Luis J. Martín
Amante de las cosas naturales y sencillas, empieza su afición poética influenciado por los poemas de Gustavo Adolfo Bécquer, Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado o Rabindranath Tagore, entre otros. Más tarde se adentró en la poesía de su paisano Nicasio Hernández Luquero al que ya no abandonará nunca.
Una parte de su obra está compilada en “Crónicas y perfiles”, un documento elaborado por el propio autor con la inestimable ayuda del profesor Francisco Javier Rodríguez Pérez, pendiente de publicación.
Otra buena parte de sus escritos y poemas están en “Gotas de Lluvia” (1986) y “Con los pies en la tierra” (1989).
Ha escrito, de igual forma, en multitud de revistas culturales y periódicos de ámbito nacional, e incluso, más allá de nuestras fronteras, en la revista guatemalteca “Gorrión de America”.

En la actualidad colabora de forma activa en la publicación arevalense “La Llanura”, perteneciendo al grupo de redacción de esa revista cultural. 

15/9/2014

La Llanura número 64

Como en meses anteriores ya tenéis a vuestra disposición nuestra revista cultural "La Llanura". En este caso se trata de la número 64 que a lo largo de la mañana se ha estado repartiendo en los lugares habituales de Arévalo.
A lo largo del día pondremos la misma, en su formato digital, a disposición de las personas interesadas y se enviará a los suscriptores.



Para su descarga:
EN PDF

EN SCRIBD

Todos los números de La Llanura

14/9/2014

En la casa-torre de los Loyola en Azpeitia

En la casa-torre de los Loyola en Azpeitia encontramos el pequeño documento que acompañamos.
En él destacan los dibujos de un viejo y conocido edificio, hoy, desgraciadamente desaparecido.


La leyenda dice: 

Palacio del Real - Villa de Arévalo
Dibujo del Doctor Arquitecto, Luis Cervera Vera, Académico de Bellas Artes.

Mansión Real edificada por Enrique II de Trastámara (1369-1379).
Refugio de Juan II de Castilla (1406-1454).
Residencia de la viuda de Juan II, Isabel de Portugal (1454-1496); y morada de sus hijos, los infantes Alonso e Isabel la Católica (1454-1460).
Palacio y villa dados en propiedad por Enrique IV (1454-1474) a Álvaro de Zúñiga, nombrado duque de Arévalo, en 1467.
Recuperados como Palacio y Villa de realengo por Isabel la Católica, en 1480.
Confiados en tenencia de la corona al Contador Mayor de Hacienda de Castilla, Don Juan Velázquez de Cuéllar, en 1497.

Residencia de Íñigo de Loyola de 1507 a 1517
como contino comensal de la familia Velázquez.

Monasterio cisterciense femenino, por donación de Carlos V, desde 1524 hasta la desamortización de 1835.
Impunemente derribado en 1976.

Errege-Jauregia – Arévalo Herria
Iñigo Lioolakoaren bizitokia

Velázquez familiaren babesean (1507tik-1571ra